Envienos su Audiometria


Necesitas una Audiometría (Screening Auditivo). Llámenos.

Hipoacusia se define como un déficit auditivo, uni o bilateral, que se traduce en umbrales de audición mayor a 20 decibeles (dB) SL.

Existen diversas Causas para la perdida auditiva:hipoacusia_infantil1

Hereditarias genéticas:Entre ellas están las recesivas y dominantes:
Recesivas: los padres son portadores de la enfermedad pero no son hipoacúsicos.
Dominantes: uno de los padres es portador del gen afecto y es hipoacúsico.
Adquiridas: Se dividen en prenatales, Neonatales, y postnatales
Prenatales: Rubéola, Citomegalovirus, herpes, toxoplasmosis, varicela, alcoholismo, etc.
Neonatales: Traumatismo durante el parto, falta de oxígeno durante el parto o anoxia, prematuridad, ictericia o aumento de a bilirrubina en la sangre.
Postnatales: otitis, fracturas de peñasco, ototoxicidad, meningitis, encefalitis, tumores, etc.

Clasificación según intensidad: ASHA


Clasificación según Localización:

Hipoacusia de Conducción:

Lesión en oído externo o medio, también las producidas por lesión en la trompa de Eustaquio. Existe dificultad para transmitir la onda sonora desde la parte externa y/o media hacia el interior del oído.
Hipoacusia Sensorioneural: presenta problemas en el oído interno, esto se debe a que existe una alteración en las células ciliadas del oído interno o en las vías nerviosas que conducen el estimulo auditivo al sistema nervioso central.

Hipoacusia Mixta:

Pérdida auditiva cuya naturaleza es parcialmente neurosensorial y parcialmente conductiva.

Hipoacusia Neurosensorial o Presbiacusia:

en la edad adulta:
Deterioro auditivo bilateral y simétrico, que se relaciona con el envejecimiento, que compromete preferentemente a las frecuencias agudas, afectando a la discriminación verbal y por ende al procesamiento de información auditiva.

Hipoacusia Súbita:

Se denomina también sordera súbita, su definición “Pérdida brusca de la audición (minutos u horas) acompañada o no por síntomas vestibulares cuya causa es idiopática o desconocida”.

Hipoacusia Ocupacional:

Los sonidos que están por encima de los 90 decibeles pueden provocar una vibración que lesiona el oído interno, especialmente si son prolongados, generando como consecuencia una hipoacusia parcial o completa, y esta puede empeorar con el tiempo si es que continúa la exposición. Inicialmente se alteran las frecuencias agudas, pero posteriormente pueden afectarse también las frecuencias del habla provocando dificultad en la discriminación verbal.

Ototoxicidad:

Perturbación o los efectos lesivos transitorios o permanentes sobre la función auditiva, vestibular, o de ambas, inducido por el uso de sustancias terapéuticas como los fármacos o por diversas sustancias químicas no farmacológicas que se encuentran en el ambiente como son los disolventes orgánicos. Con respecto a la pérdida auditiva puede ser permanente o reversible, lo cual dependerá del tipo, duración y dosis del medicamento. Dentro de los síntomas de la ototoxicidad coclear puede manifestarse con tinnitus o acúfenos, pérdida auditiva e incluso en ciertas ocasiones con dolor de oído. Donde el tinnitus es el primer síntoma que se da mayoritariamente ante una afección coclear pudiendo ir o no acompañado de la pérdida auditiva, sin embargo esta se hace evidente al cursar una hipoacusia sensorio neural con una pérdida considerable en las frecuencias agudas en los inicios pudiendo extenderse a frecuencias de la discriminación de la palabra.

CONSULTE SIEMPRE A SU MÉDICO OTORRINOLARINGÓLOGO


CONTÁCTENOS