CONTÁCTENOS


¿Cómo puedo ayudar a mi alumno que tiene tartamudez?

El compromiso de la tartamudez es multidimensional, se define así ya que este trastorno de la fluidez del habla, no sólo afecta a la dimensión lingüística sino también otras áreas como la dimensión afectiva, motora, social y cognitiva. Es por esta razón que el colegio constituye un escenario más en donde debemos hacernos cargo de del alumno que tartamudea, como parte de un tratamiento integral que no sólo contemple la dimensión conductual (la que trataría un especialista como lo es el fonoaudiólogo) sino también las otras dimensiones. Cuando un niño con tartamudez se escolariza, ésta se convierte en un escenario distinto al habitual que es el familiar, este escenario puede favorecer o no el desarrollo de la fluidez del habla en este niño. Es por esta razón que debemos generar cambios en pro de aumento de la fluidez de este alumno creando oportunidades, aceptando las diferencias y respetándolas y evitando al mismo tiempo situaciones que puedan afectarlo.

Estos consejos pueden ser útiles para aquellos profesionales que se desempeñan en el área educativa y desean favorecer el entorno comunicativo de un alumno con tartamudez:

1. Minimice al máximo las situaciones de burla que pudiese estar sufriendo su alumno:
¿Cómo? Es recomendable que converse en forma aislada con los que realizan estas burlas, explicándoles que el problema de su compañero es transitorio y ellos pueden ayudarlo a mejorar. No los castigue por burlarse.

2. Dele tiempo para contestar:
¿Cómo? Usted puede comunicarle a todos los alumnos que todos tendrán tiempo para responder, a todos debe ayudarlos realizando gestos como “continuar” con las manos, no comunique un esfuerzo en comprenderlos, usted no sólo habla con sus palabras sino también con gestos, esto constituye la comunicación no verbal. Permanezca como un oyente y no como consejero.

3. No interrumpa con comentarios cuando se comunica:
¿Cómo?: Evite decirle palabras como “respira”, “toma aire” o “relájate”, esto aumenta más lo síntomas además de quebrar la atmósfera de comunicación. Es mejor seguir el anterior consejo.

4. Procure tratarlo como uno más, no como alguien “especial”.
¿Cómo?: actúe naturalmente como lo hace con los otros alumnos, no lo trate distinto.

5. Entréguele su confianza y anímelo:
¿Cómo? Puede hablar personalmente con él comentándole que usted conoce su problema y que lo va a ayudará en las situaciones en que deba exponer frente a sus compañeros, usted debe fijarse en el contenido del mensaje más que en la forma de éste.

6. Realice preguntas que pueda contestar en público:
¿Cómo? Cuando usted requiera evaluarlo oralmente puede realizar preguntas cerradas (sí y no) o de respuestas cortas para que él pueda responder brevemente, además pregúntele de los primeros sin hacerlo esperar por su turno porque esto puede incrementar la ansiedad y los síntomas.

 

Recuerde finalmente que usted como profesor es una fuente de información emocional de gran trascendencia para el alumno por lo que se sugiere que mantenga una actitud abierta frente al problema comunicándose siempre ante cualquier duda con el fonoaudiólogo/a.

 

Basado en:
The Stuttering Foundation, marzo 2014.
Ezpeleta-Gabari, Universidad de Navarra, abril 2009.

Audífonos para Sordera